Significado emocional del dolor en la zona dorsal de la espalda

El dolor en la zona dorsal de las espaldas es una de las afecciones más comunes en la actualidad. El cual, aunque puede tener diversas causas, como una mala postura, una lesión o alguna enfermedad subyacente, también puede tener un origen o significado emocional.

No debemos olvidar que nuestro cuerpo es el mejor mensajero cuando no nos encontramos bien emocionalmente. De allí que muchas veces surgen dolores en los que, la medicina o los tratamientos tradicionales poco ayudan, y los dolores en la zona dorsal son claro ejemplo de esto.

La zona dorsal de la espalda corresponde a la zona media de la columna vertebral y parte superior de la espalda. Abarca 12 vertebras, que se articulan con las costillas, formando la gran caja torácica donde se albergan algunos de los órganos principales como el corazón y los pulmones.

Pero, así como la espalda constituye el pilar y epicentro de nuestro cuerpo, hay quienes la consideran el soporte principal de nuestras cargas emocionales. De manera que no resulta una casualidad que muchos pacientes con depresión o ansiedad, reporten sufrir dolores de espalda.

En general, las formas en las que las emociones pueden afectar la espalda, es muy variada. Recordemos que además de músculos y ligamentos, la estructura principal de la espalda es la columna vertebral, en la cual distinguimos cuatro áreas: cervical, dorsal, lumbar y sacra.

El dolor en la zona dorsal de la espalda, regularmente se vincula con un sentimiento de falta de apoyo, incomprensión o rechazo, por parte de personas importantes en tu vida.

También se le considera un área de culpabilidad emocional y efectiva. Por lo que, si experimentas este tipo de dolor, puede que te estés sintiendo responsable de la felicidad de otras personas

Muchas veces el dolor en la zona dorsal de la espalda tiene causas emocionales | Foto Pixabay

Significado emocional de las vértebras en la zona dorsal

D1

Esta primera vértebra puede alertarte de que estás sobrepasando el límite de tus fuerzas. Bien sea físicas, y mentales o emocionales, en algún aspecto.

D2

La segunda vértebra por su parte se verá afectada cuando se acumulan y reprimen emociones, puede estar acompañado de dolor en el corazón y pulmones.

D3

La tercera vértebra suele estar relacionada con rigidez o inflexibilidad y la tendencia a juzgar personas o situaciones.

D4

La cuarta vértebra se vincula con placeres o deseos insatisfechos. Cuando se ve afectada también pueden surgir problemas con la vesícula biliar.

D5

La quinta vértebra puede manifestar dificultades cuando tenemos la sensación de pérdida de control, lo que muchas veces se complementa con afecciones en el hígado.

D6

Los problemas en la sexta vértebra pueden surgir cuando tiendes a ser demasiado estricto contigo, criticándote o juzgándote muy severamente.

D7

La séptima vértebra frecuentemente reacciona cuando sobrecargas tu cuerpo, sin tomarte el tiempo para descansar o relajarte.

D8 y D9

La octava y novena vértebra se vinculan estrechamente con el miedo y la inseguridad. Pueden acompañarse con alergias o el mal funcionamiento de las glándulas suprarrenales.

Tal vez te interese leer: Relación entre el dolor y las emociones

D10

También la décima vértebra puede reflejar una profunda inseguridad, pero se puede presentar junto con molestias en los riñones.

D11

La onceava vértebra puede presentar anomalías cuando el sistema nervioso tiene dificultades para funcionar y frecuentemente coincide con enfermedades de piel.

D12

Por último, la doceava vértebra puede verse afectada cuando nos sentimos demasiado encerrados y puede acompañarse con problemas intestinales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.