mitomanía

Qué es la mitomanía y cuál es el mejor tratamiento

Qué es la mitomanía

La palabra mitomanía hace referencia a un trastorno psicológico que se manifiesta con la necesidad de mentir repetida y compulsivamente.

Es cierto que la mentira es parte de la naturaleza humana. Pues todos, con mayor o menor frecuencia, mentimos para conseguir algún beneficio, o para evitar consecuencias desagradables. Sin embargo, la persona mitómana hace de la mentira su forma de vida.

Un individuo que padece mitomanía, también denominada pseudología fantástica, no solo falsea su realidad como una manera de conseguir aprobación y admiración de sus semejantes. Sino que miente reiteradamente, incluso sin motivo. Pues mentir se convierte en un hábito para él.

Estas personas mienten cuando desean evitar ciertas consecuencias pero también en pequeños detalles, aun cuando no consigan nada con ello. Incluso pueden complicar su narrativa para sostener sus mentiras al verse descubiertos, o llegar al punto de creer sus propias invenciones.

El mitómano siente una imperiosa necesidad por cautivar a los demás. Por lo que deforma su realidad, para crear una historia personal más llamativa que provoque la admiración de otros. Pero cuando ya no pueden sostener esas mentiras, puede enfrentar serias dificultades.

Pues el mentiroso patológico termina por perder el respeto y la confianza de los demás. Lo que puede llegar a afectar sus relaciones, tanto familiares como de pareja y/o amistad, así como también causar problemas en su vida laboral.

mitomanía

Causas y tratamientos de la mitomanía

Aunque se desconoce la causa precisa de la mitomanía, investigaciones señalan un desequilibrio en el lóbulo frontal, y una mayor cantidad de materia blanca en el cerebro, como una de las razones neuropsicológicas de esta afección.

La psicología, por su parte, ha propuesto hipótesis de que esta podría originarse en algunos rasgos concretos de la personalidad que hacen a la persona más propensa a la necesidad de mentir, o que se trata de un síntoma de otras enfermedades como el trastorno límite de la personalidad.

Es importante mencionar que la tendencia a mentir generalmente comienza desde la infancia, y se cree que esta puede afianzarse cuando se castiga a los niños por las mentiras derivadas de su imaginación, o cuando los padres permiten al niño mentir para eludir responsabilidades.

Tal vez te interese leer: Etapas del desarrollo emocional en los niños

No obstante, la mitomanía se puede curar, aunque generalmente las personas afectadas no reconocen que sufren la patología, y solo acuden a terapia cuando son presionados por sus familiares o amistades cercanas.

En los casos en que se lo logre iniciar un tratamiento adecuado dirigido por un especialista, es primordial que la persona se comprometa y esté dispuesta a trabajar en su recuperación.

Una parte importante del tratamiento de la mitomanía es reforzar o fortalecer la autoestima, las habilidades sociales y la capacidad para solucionar los conflictos del mentiroso patológico. Pues esto le ayudará a aceptar su realidad y sentirse satisfecho consigo mismo sin tener que mentir.

La terapia cognitiva o cognitiva conductual es una de las técnicas utilizadas más empleadas en el tratamiento de la mitomanía. Mientras que en otros casos se requiere emplear farmacoterapia con ansiolíticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.