https://activaccion.com/1215286676062843
expectación perceptual

Efecto expectación perceptual

El efecto de expectación perceptual se refiere a la forma cómo las expectativas influyen en nuestras percepciones. Es decir, tiene que ver con las alteraciones del comportamiento que se producen al tener conciencia de un resultado esperado.

Esta idea en realidad no es algo nuevo. Pues durante décadas, investigaciones científicas han demostrado que nuestra percepción se encuentra directamente relacionada con nuestras expectativas.

Uno de estos estudios, del Instituto tecnológico de Massachusets, logró identificar señales cerebrales distintivas de las expectativas, también llamadas “creencias previas”, y cómo el cerebro utiliza estas señales para tomar decisiones frente a la incertidumbre.

En otras palabras, cuando no estamos seguros de algo, dependemos de experiencias anteriores para optimizar el comportamiento, y los investigadores creen que esto se debe a que tales experiencias alteran las sinapsis entre las neuronas, restringiendo los patrones de actividad.

Las repercusiones de este efecto están presentes en todos los ámbitos, tanto en nuestra vida familiar, como escolar o académica, social y laboral. Pues en gran medida, somos lo que se espera de nosotros y también influimos en los otros con nuestras expectativas.

Es sabido que las expectativas de un docente constituyen un factor altamente determinante en el rendimiento escolar de sus alumnos. Algo similar ocurre a nivel empresarial, según la imagen que el directivo se forme sobre su equipo de colaboradores.

Las expectativas de un docente son determinantes en el rendimiento escolar de sus alumnos | Pixabay

La expectación perceptual incluso tiene efecto sobre la recuperación de un paciente, pues se ha demostrado que el denominado efecto placebo es más fuerte cuando la creencia en la efectividad de un tratamiento se comparte en un grupo.

Cómo el efecto expectación perceptual puede impulsar nuestro crecimiento personal

Todo esto nos invita a reflexionar acerca de lo que podemos atraer o generar con el poder de nuestras expectativas. No solo sobre nosotros mismos sino sobre las personas con las que convivimos, a fin de comprender nuestra conducta hacia ellas u viceversa.

Si trabajamos en nuestro desarrollo personal, modificando creencias limitantes que nos precondicionan, e intentamos formarnos una imagen más positiva de los que nos rodean, podríamos influir de manera significativa en nuestra realidad y la de otros.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *