Creencias limitantes

Creencias limitantes ejemplos

Las creencias limitantes pueden bloquear nuestro desarrollo personal. Es por ello que en esta nota abordaremos este tema, revisando algunos ejemplos de creencias limitantes, así como útiles recomendaciones para superarlas.

Es importante mencionar que las creencias son las ideas que formamos a partir de la interpretación de lo que vemos o percibimos a nuestro alrededor, y que se van arraigando en nuestra mente con el pasar del tiempo.

Desarrollamos creencias desde nuestra infancia, y en esto intervienen factores culturales, sociales y familiares. Los cuales se instalan en nuestra psique tanto a nivel consciente como inconsciente.

Nuestras creencias desempeñan un papel fundamental para determinar nuestras acciones y decisiones. Pues orientan nuestra conducta mediante la organización de los datos proporcionados por la realidad de cada uno.

Las creencias potenciadores impulsan nuestro crecimiento. Nos ayudan a avanzar, a superar períodos de crisis, a sentirnos valorados como individuos y tener una mejor relación con los demás.  

Por otro lado, las creencias limitantes sobre la salud, dinero, nuestras capacidades, etc., limitan nuestro desarrollo, evitando o dificultando que nos enfrentemos a nuevos ratos o que tomemos decisiones importantes.

Las creencias limitantes impiden nuestro desarrollo | Pixabay

Ejemplos de Creencias limitantes

Creencias limitantes sobre capacidad

Son aquellas en las que nos cuestionamos acerca de nuestras capacidades, por ejemplo:

  • No soy lo suficientemente bueno para aplicar a ese trabajo
  • No soy tan inteligente/joven para estudiar esa carrera
  • No me siento capaz de llevar a cabo ese proyecto

Creencias limitantes sobre posibilidad

Estas creencias manifiestan la duda de no conseguir algo que se desean, como:

  • Es imposible tener todo lo que quiero
  • No tengo el tiempo/energía para hacer las cosas que me gustan
  • Conseguir el trabajo de mis sueños es muy difícil

Creencias limitantes sobre merecimiento

En este caso lo que cuestionamos es si somos suficientes para merecer lo que deseamos:

  • No merezco que alguien me ame como lo necesito
  • Por mis acciones pasadas no merezco conseguir lo que quiero
  • No creo merecer tiempo/atención de mis seres queridos

Creencias limitantes sobre dinero

Muchas personas perciben el dinero como símbolo de status o poder. Por lo que su éxito económico es percibido como muestra de superación, y lo contrario como una pérdida de identidad y sentido que le puede conducir al endeudamiento.

Otra creencia limitante respecto al dinero es cuando se tiende a pensar que nunca se tiene el suficiente para alcanzar un sentimiento de seguridad. Lo que puede llevar a una persona a la avaricia extrema o intentar aprovecharse en cada oportunidad.

También es muy común la creencia limitante de considerar el dinero fuente de todos los males o de considerar la carencia de este como algo moralmente superior. Una creencia que limita nuestra capacidad para crecer económicamente y conseguir nuestros objetivos financieros.

Consejos para superar las creencias limitantes

Identificar nuestras creencias limitantes es el primer paso para transformarlas en potenciadoras. En este sentido, es fundamental prestar atención a nuestro lenguaje interno y externo, especialmente aquellas frases con las que tendemos a generalizar, como:

  • Todo me sale mal
  • Soy demasiado torpe
  • No puedo hacer nada bien

Una vez identificadas, evalúa la veracidad de estas frases y de dónde provienen. Analiza estos pensamientos y la supuesta evidencia que les respalda.

Intenta determinar si tus creencias se originan en el miedo a lo desconocido, una experiencia pasada o se trata de una idea totalmente infundada. Así tendrás una perspectiva un poco más objetiva.

Por último, desafía tus creencias limitantes de manera constante, reemplazándolas con creencias potenciadoras. Para ello emplea afirmaciones positivas que debes repetir cada vez que surjan los pensamientos negativos. Por ejemplo:

Sustituye “No soy buen(a) para esto” por “soy capaz de tener éxito en lo que hago” o “No tengo tiempo para mi desarrollo” por “Puedo gestionar mi tiempo para priorizar lo que es importante para mí”.

Consulta nuestra Guía paso a paso para liberarte de las creencias limitantes, y si necesitas acompañamiento profesional para superarlas no dudes en contactarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *