pareja heridas emocinales

Cómo influyen nuestras heridas emocionales en la elección de pareja

Muchas veces cuando comenzamos una relación de pareja, la atracción, el enamoramiento y la pasión que sentimos nos impide ver a la persona como realmente es. Pues tendemos a idealizarle y a ignorar todas esas cosas que non desagradan.

Posteriormente, la vorágine de emociones inicial se calma. Entonces se hacen más notorios todos aquellos aspectos de la personalidad o comportamiento del ser amado que nos molestan. Muchas veces, al punto de generar serios conflictos, y el distanciamiento físico y emocional de la pareja.

La explicación a esto se podría encontrar en la teoría del espero de Jackes Lacan. La cual señala que nuestras relaciones con los demás son el reflejo o la proyección de los aspectos de nuestra personalidad que nos gustan y los que no.

Según esta teoría, en gran medida, lo que nos desagrada y que no terminamos de aceptar de nosotros mismos lo vemos reflejado en los demás. Siendo así, también nuestra pareja es una especie de espejo en el que nos reflejamos nosotros mismos.

La teoría del espejo puede funcionar de modo directo o inverso. Es decir, o bien puedes estar reflejando la parte de ti que rechazas. O bien el reflejo se manifiesta de manera opuesta a la parte que necesitas sanar.

En cualquier caso, las heridas emocionales tienen mucho que ver en la pareja que elegimos, y también en los posibles conflictos que se puedan generar en la relación.

Muchas veces surgen conflictos porque uno o ambos miembros de la pareja refuerzan las heridas emocionales del otro. | Foto ilustrativa via Pixabay

Elegimos pareja según nuestras heridas emocionales

Las heridas emocionales constituyen todos esos momentos o situaciones dolorosas que no podemos superar y que se vuelven parte de nuestro inconsciente. Pero que influyen en gran medida en nuestros pensamientos y comportamientos.

Muchas veces, lo que nos une con nuestra pareja, es precisamente el hecho de que ambos tenemos o compartimos las mismas carencias afectivas, provocadas por heridas emocionales similares.

Otras veces, los conflictos en la pareja se presentan precisamente porque uno o ambos miembros de la pareja refuerzan las heridas del otro. Ya que de alguna manera, recrean las situaciones que dieron lugar a esas heridas.

Tal vez te interese leer: Sanando las 5 heridas de la infancia

De acuerdo con la psicología psicoanalítica, tendemos a reproducir lo que nos resulta familiar. Es así como si una persona con una herida de abandono provocada por un padre ausente. Posiblemente se sienta atraída por alguien que no tenga en cuenta sus necesidades emocionales.

Puede que la otra persona, por el contrario, sienta una gran necesidad de libertad por haber crecido en un hogar opresivo y controlador, por lo que cada uno recrea el escenario de sus heridas emocionales, pues cada uno pide del otro lo que le faltó en su infancia.

De allí que para tener una relación de pareja fuerte y sana, es fundamental tener la mayor comprensión posible de nosotros mismos. Para que así podamos identificar la imagen que reflejamos en el otro.

Cuando dejamos de creer que la otra persona tiene la obligación de darnos lo que no recibimos de nuestros padres, y que aquello que exigimos al otro es en realidad una carencia nuestra no resuelta, somos capaces de liberar a la persona amada de una carga que no le corresponde.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *