Gestión de emociones

Gestión de emociones en las relaciones interpersonales

Gestión de emociones

La gestión de emociones es importante porque los humanos somos al mismo tiempo seres racionales y emocionales. Experimentamos emociones en cada momento y día de nuestras vidas. Afectando en gran medida su curso, porque inciden en muchas de nuestras decisiones y en la forma cómo nos relacionamos.

Por otro lado, también somos seres sociales, por lo que requerimos de la interacción con nuestros semejantes. No solo para satisfacer necesidades afectivas, sino porque nos permite desarrollarnos y enriquecernos a nivel personal y/o profesional.

Aunque se suele clasificar a las emociones como “positivas” y “negativas”, en realidad todas son necesarias. Pues las emociones consideradas como negativas tienen funciones adaptativas muy importantes. Tal es el caso del miedo, que activa el instinto autoprotector frente al dolor.

Tal vez te interese leer: Qué son el miedo e inseguridad y por qué les experimentamos

Por lo tanto, lo que más influye sobre la forma en la que pensamos, actuamos y nos relacionamos, es la manera en la que gestionamos las emociones y no las emociones en sí. Es decir, lo que cuenta es como percibimos, comprendemos, y respondemos a las respuestas emocionales.

Una manera de ilustrar esta idea sería el caso de una persona que no gestiona adecuadamente la ira. Por lo que en caso de algún desacuerdo con sus compañeros de trabajo reacciona de manera agresiva. Algo que terminará por afectar al equipo de trabajo y su desempeño profesional.

El papel de la inteligencia emocional es entonces esencial para nuestro bienestar. Pues implica el desarrollo de ciertas habilidades sociales que nos permitan establecer relaciones más armoniosas y satisfactorias, tanto de pareja, como familiares y laborales.  

La adecuada gestión emocional tiene gran relevancia para nuestras relaciones sociales o interpersonales | Foto Pixabay

Cómo hacer una adecuada Gestión de emociones para mejorar nuestras relaciones

Gestionar apropiadamente nuestras emociones, tiene una gran trascendencia para nuestras relaciones sociales o interpersonales, porque nos permite crear vínculos mucho más satisfactorios y gratificantes.

Además de otras habilidades sociales, para gestionar apropiadamente nuestras emociones, es muy importante la empatía. Puesto que, al ser más empáticos, también nos volvemos más tolerantes y comprensivos con las personas a nuestro alrededor.

Intentar analizar las situaciones desde otras perspectivas, puede ayudarnos a comprender mejor a los demás y sus circunstancias. Lo que contribuirá a solucionar los problemas más rápidamente, resolver desacuerdos y tomar mejores decisiones.

Una apropiada gestión emocional también te permitirá tener una comunicación más asertiva con los demás. Porque te permitirá elegir mejor tus palabras, y mejorar tu comunicación verbal y no verbal con cada persona de tu entorno.

Por otro lado, las personas que gestionan mejor sus emociones suelen ser personas con una excelente actitud y buen ánimo. Lo que resulta muy atractivo para todos y además facilita la comunicación.

Emociones adecuadamente gestionadas, también contribuirán a identificar mejor cuales son las relaciones que nos proporcionan el mismo nivel de respeto y reciprocidad. Así como también cuáles no resultan sanas o constructivas para nuestro desarrollo personal.

Aprender a gestionar tus emociones requiere de un trabajo continuo. Para el que disponemos de una gran cantidad de recursos como libros y cursos o talleres de coaching. Que funcionan como excelentes herramientas que apoyarán tu proceso de cambio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *