https://activaccion.com/1215286676062843
sobrepeso

El sobrepeso y las heridas infantiles

Las heridas de la infancia influyen en nuestra personalidad, la manera en la que pensamos,  sentimos y nos comportamos. Pero también en nuestro peso, y es por ello que en esta nota hablaremos sobre la relación entre el sobrepeso y las heridas infantiles.

Si bien es cierto que para controlar el peso es necesaria una alimentación balanceada y saludable así como ejercitarse regularmente, también es verdad que las emociones desempeñan un papel muy importante en este aspecto.

Son muchas las personas con sobrepeso u obesidad que por más que se esfuerzan con dietas y ejercicios no consiguen adelgazar, o que después de haber perdido peso vuelven a recuperarlo rápidamente.

Esto es porque, como lo han demostrado diferentes investigaciones, más allá del balance energético, el sobrepeso y la obesidad se relacionan con problemas o conflictos emocionales que no se han gestionado adecuadamente.

Las heridas infantiles repercuten en gran parte de nuestra vida y en diferentes aspectos de esta, porque las somatizamos de distintas maneras. Entre estas en nuestra relación con la comida, y en como se refleja esta en nuestro cuerpo.

Como sabemos existen cinco heridas emocionales que se pueden producir en nuestra infancia: humillación, rechazo, traición, injusticia y abandono.

Las personas que han sufrido la herida de la humillación suele desarrollar sobrepeso. Pues son personas que por lo general han sido duramente criticadas, y que por lo tanto, tienen una débil autoestima y una actitud negativa hacia su aspecto.

También las personas cuya herida de la infancia es la traición, frecuentemente tienen sobrepeso. Pues intenta mostrarse fuertes e independiente, para no exponer su miedo a la separación o al abandono.

En muchos casos dieta y ejercicio no son sufiicentes para perder peso | Pixabay

El sobrepeso y la herida de la humillación

El sobrepeso y la obesidad son bastante comunes entre personas que han sufrido la herida infantil de la humillación. Esas personas generalmente continúan sintiendo miedo de ser avergonzados en su vida adulta, y el sobrepeso se convierte en una especie de protección.

Creen que tienen que ser fuertes y se preocupan más por los demás que por sí mismos y sus necesidades. Se entregan al servicio de otros pero sienten que algo les falta, por lo que tienen una gran necesidad de llenarse para no sentir el vacío.

En general el sobrepeso esconde un miedo profundo al abandono o al rechazo, a no ser reconocido, valorado o amado, o a no ser considerado lo suficientemente bueno para merecerlo.

También la obesidad puede surgir como un método de protección subconsciente después de haber vivido una situación traumática de abuso en la infancia. Tras lo cual se intenta no volver a ser vulnerable a un evento de este tipo acumulando grasa.

Son muchas las emociones negativas que se pueden esconder tras el sobrepeso, pero en muchos casos se trata de una carencia afectiva o insatisfacción. La cual se intenta cubrir con la ingesta excesiva de alimentos.

De manera inconsciente, la persona con sobrepeso trata de aislarse del mundo exterior. Pues de esa manera puede ocultar su miedo o inseguridad, y puede evitar ser lastimado. Para ella la comida representa un alimento emocional para calmar su soledad y desvalorización.

La zona donde se acumula mayor cantidad de grasa también puede proporcionar una idea de la emoción asociada al sobrepeso. Por ejemplo si se concentra en hombros y brazos se vincula con la necesidad de ser y mostrarse fuerte.

Cómo combatir el sobrepeso causado por heridas de la infancia

Está claro que además de una buena alimentación y hacer ejercicio con regularidad, cuidar nuestra salud emocional es fundamental para recuperar el control sobre nuestro peso y llevar una vida plena y saludable.

Es importante que veas el sobrepeso como un llamado de atención que te está haciendo tu cuerpo. Una oportunidad para conocerte mejor, entender el conflicto emocional subyacente y sanarlo.

En este sentido, el primer paso será identificar cuáles son tus creencias. Pues cuando se tiene sobrepeso se suelen tener creencias desvalorizantes, como la sensación de no ser suficiente, de no estar a la altura o de no ser alguien valioso.

El sentimiento de abandono, la baja autoestima, la culpa y el desmerecimiento son aspectos en los que es necesario profundizar cuando intentamos conseguir y mantener un peso saludable.

Además es imperativo reemplazar las creencias condicionantes del sobrepeso por un nuevo patrón o modelo mental adaptativo y compasivo, que emplee un lenguaje interno mucho más positivo.

También conviene analizar si tu sobrepeso está vinculado con programas transgeneracionales o patrones familiares repetitivos, que se convierten en un obstáculo importante al intentar bajar de peso.

Aprender a escuchar tu cuerpo y tus necesidades, así como comunicarlas de manera asertiva, te permitirá liberar todas esas emociones negativas reprimidas que te impiden vivir en armonía.

El acompañamiento de un terapeuta o coaching también puede ser de gran ayuda para descubrir y sanar las heridas emocionales detrás de tu sobrepeso. Para más información no dudes en contactarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *