Síndrome del impostor

Síndrome del impostor

El Síndrome del impostor es un fenómeno psicológico, que aunque de manera oficial no se considera un trastorno mental, si puede convertirse en un gran obstáculo que te dificulte o impida alcanzar tus metas u objetivos profesionales.

También denominado “ilusión del impostor”, este síndrome se refiere a la incapacidad de un individuo para reconocer y valorar sus propios logros, lo que lo lleva a experimentar la angustiante sensación de ser un fraude, que las personas del entorno detectarán en cualquier instante.

Por ello también se le llama “Síndrome del fraude”, y fue descrito originalmente en 1978 por las psicólogas clínicas Pauline Clance y Suzanne Imes. Cuyas observaciones fueron base del estudio publicado en el “International Journal of Behavorial Science”, por los profesores Jaruwan Sakulku y James Alexander.

Todos hemos sentido inseguridades cuando se trata de demostrar nuestros conocimientos y capacidades. No obstante, las personas que padecen el síndrome del impostor, se ven invadidos por sentimientos de incompetencia que no les permiten admitir su propia valía.

Lamentablemente, esta situación es bastante común. Pues se estima que siete de cada diez personas sienten que sus habilidades son sobrevaloradas, y que sus logros no son producto de su propio esfuerzo y habilidades, sino que los atribuyen a causas externas.

La percepción subjetiva de no estar a la altura, o no merecer el éxito por el que han trabajado, puede hacer que estas personas se estanquen en posiciones muy por debajo de sus verdaderas capacidades, afectando así su crecimiento profesional.

Irónicamente, personas muy exitosas o con un alto potencial, admiten sufrir o haber sufrido este síndrome en algún momento de su vida. Posiblemente porque suelen ser excesivamente perfeccionistas y autoexigentes.

7 de cada 10 personas sufren síndrome del impostor | Foto via Pixabay

Posibles causas del Síndrome del impostor

Tener una baja autoestima o autovaloración puede hacernos más propensos a sufrir el síndrome del impostor. Asimismo, dinámicas familiares caracterizadas por fuertes exigencias, o un gran miedo al fracaso reforzado por las altas presiones personales y/o sociales.

En muchas familias, no se cultiva una percepción del fracaso como una experiencia constructiva. Sino que impone una educación demandante en la que no se celebran los logros, o por lo menos no lo suficiente. Por lo que terminan propiciando la inseguridad detonante del síndrome del impostor.

Personas demasiado autocríticas que se exigen constantemente para alcanzar grandes objetivos, son comúnmente afectadas por este fenómeno, o tienen mayor riesgo de padecerlo. Quizá porque la sociedad y los medios parecen impulsar la idea de que el valor de una persona se vincula con sus logros materiales o profesionales.

Por otro lado, un estudio de Acces Commercial Finance en Reino Unido, encontró que las mujeres tienen más probabilidades de sufrir el referido síndrome. Lo que hace suponer que los estereotipos sexuales también pueden ser uno de sus causales.

El mismo estudio también indicó que la mayoría de los jóvenes suelen padecer este problema. Pues el 86% de los jóvenes entre los 18 y 34 años, aseguraron haber sentido desmerecer sus puestos de trabajo.

Independientemente de la causa que lo origine, es importante que prestes atención en caso de manifestar síntomas. Puesto que padecerlos, puede convertirse en un lastre que te impida o dificulte lograr grandes avances y satisfacciones en tu vida laboral y profesional.

Como lo demuestra un estudio llevado a cabo en la Universidad de Salzburgo, en Austria, en el que se encontró que las personas con síndrome del impostor tenían sueldos inferiores, así como menos ascensos o promociones, y mayor dificultad para conseguir empleo.

Síndrome del impostor impide avanzar | Foto via Pixabay

¿Cómo podemos superar el síndrome del impostor?

Aquí te presentamos algunos útiles consejos que te ayudarán a contrarrestar los pensamientos negativos que te acechan continuamente cuando tienes el síndrome del impostor:

Cuéntales cómo te sientes con tus seres queridos

El apoyo de tus seres queridos es muy importante en estos casos. Además de escucharte, pueden ayudarte a entender que es normal sentirnos inseguros algunas veces, pero también te ayudarán a rememorar tus éxitos.

Reconoce tus logros

Realiza una lista por escrito de tus habilidades y principales fortalezas, así como de los logros que has alcanzado. Reconoce todo lo que trabajaste para obtenerlos y el valor que tienen o lo que significan para ti.

Evalúa tus posibles errores objetivamente

Cuando sientas que has cometido un error, procura evaluarlo desde una perspectiva realista. Puede que estés asumiendo una percepción distorsionada o demasiado exigente, de lo que hayas hecho o no para obtener ese resultado.

Tal vez te interese leer: La culpa y el autocastigo

Aprende a apreciar lo positivo de los fracasos

En lugar de asumir un total rechazo al fracaso, intenta concebirlo como una experiencia enriquecedora, de la cual puedes adquirir importantes aprendizajes que te ayudarán a mejorar.

Escribe acerca de tus sentimientos negativos te ayudara con el síndrome del impostor

Cuando los pensamientos negativos invadan tu mente escríbelos e intenta ponerlos en perspectiva, analizando por qué no son útiles para ti, esto contribuirá a romper el círculo de negatividad que generan.

Comparte tu conocimiento y experiencia

Las personas que sufren el síndrome del impostor pueden adquirir una mayor claridad sobre todo el conocimiento y experiencia que pueden aportar, cuando los comparte con otras personas menos preparadas o inexpertas.

Si quieres saber más acerca de este y otros tipos de emociones y cómo aprender a gestionarlas para alcanzar tu máximo desarrollo personal visita este enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *