Dolores en el cuerpo

Dolores en el cuerpo y sus causas emocionales

Dolores en el cuerpo

Los dolores en el cuerpo pueden tener relación con nuestros estados emocionales.

Y al estos presentarse  pueden limitar nuestras actividades cotidianas y también dificultar el trabajo que realizamos.

Puede también brindar un sentimiento de aislamiento hacia las personas que lo rodean, llegando a producirse frustración, resentimiento y el estrés.

Estos sentimientos y emociones pueden empeorar con la presencia de un dolor determinado.

Que solo incrementa nuestro malestar y nuestro estado de ánimo se vuelve irritable o depresivo incluso.

Relación entre el cuerpo y la mente

Cuerpo y mente es un hecho que trabajan juntos y no se pueden separar. El modo en que la  mente controla los pensamientos así como las actitudes ciertamente afecta la manera  que nuestro cuerpo controla el dolor.

El dolor en sí mismo así como el miedo al dolor, pueden hacer que una persona evite ciertas actividades físicas así como sociales que puedan provocar dolor.

Lo que puede llegar a convertirse en menos fuerza física y en involucrarse en relaciones sociales más débiles.

Se puede señalar también que detrás de cada enfermedad, podemos encontrar un grupo de emociones ocultas. Estudios relacionados a esto nos dicen que aproximadamente un 50% de las enfermedades que un individuo puede llegar a padecer tienen origen de carácter emocional.

Otras investigaciones afirman también que se trata de un número mayor es decir de un 80%, ya que el estrés visto también como “el flagelo de mundo moderno”, es directamente responsable de una gran cantidad de patologías que podemos llegar a padecer

Más información sobre los dolores en el cuerpo y sus causas emocionales

Dolores en el cuerpo
Los dolores en el cuerpo pueden tener relación con nuestros estados emocionales y al presentarse pueden limitar nuestras actividades cotidianas y también dificultar el trabajo que realizamos.

La presencia de cáncer puede verse como la respuesta de nuestro cuerpo ante  un estado emocional persistente. Pues lo que pasa es que las células, que son tan sensibles, sucumben ante un estado de estrés extremo

Por ende entran en “shock” lo que causa una alteración y al mismo tiempo una multiplicación totalmente anormal de dichas células, lo que origina la presencia de un tumor.

Para explicar un poco más la relación entre los dolores en el cuerpo y las emociones podemos hacer mención de la parábola Budista de “las 2 flechas”. En la que se hace referencia de que si somos golpeados por una flecha, el dolor que sentiremos será como si fuesen dos flechas las que nos han golpeado.

Esto se traduce de la siguiente manera. La primera flecha proviene del exterior y representa el dolor, los problemas o la enfermedad que padecemos. La segunda flecha, representa las emociones así como los pensamientos que vienen asociados con la primera flecha.

Siendo en ocasiones esta segunda flecha más grande que la primera por lo que dicha carga emocional produce ansiedad o depresión. Y a nivel físico  se presenta activando procesos inflamatorios, bajando las defensas así como el sistema inmunológico, entre otros.

Como influye ser una persona alegre y positiva  o triste y negativa en la presencia de dolores en el cuerpo y enfermedades

Muchos estudios se han realizado en torno a esto y muchos de ellos han corroborado que las personas que se encuentran felices, no solo poseen buenos pensamientos y buenas energías, sino que además pueden controlar mucho mejor sus emociones y su estado de salud es por ende bueno.

Mientras que aquellas personas tristes, se caracterizan por ser negativas, pesimistas, y son más propensas a atraer enfermedades, de igual modo son proclives al estrés y más vulnerables a padecer episodios de ansiedad y depresión.

Y como ya hemos mencionado anteriormente todo esto es causante de enfermedades y dolores que de manera automática se asocian, por lo que en efecto los distintos dolores en el cuerpo que podemos llegar a sentir pueden tener un trasfondo emocional que debemos intentar identificar con el fin de terminar con ambas situaciones, es decir el mal estar físico y emocional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *